CO-LIVING

El ‘coliving’ es uno de los activos inmobiliarios alternativos que está cogiendo más impulso en los últimos tiempos. Los inversores, ávidos de encontrar productos que den más rentabilidad que los bonos, los depósitos o los clásicos del real estate (como las oficinas, los locales comerciales o los bloques de viviendas), están cada vez más interesados en buscar alternativas diferentes siempre que encuentren unos rendimientos interesantes.

Resultado de imagen de COLIVING"

El interés del mercado en esta nueva modalidad residencial se disparará un 40% durante el año que viene, aupado por la rentabilidad de hasta el 20% que pueden conseguir los propietarios gracias a este negocio.

Sin embargo, los expertos recuerdan que actualmente el ‘coliving’ no está sujeto a unas reglas de juego regulatorias claras, lo que supone un freno a su despegue definitivo. De hecho, sostienen que los proyectos que se están desarrollando en España poco tienen que ver con los grandes proyectos internacionales y exigen un cambio normativo para adaptar la oferta a las nuevas necesidades inmobiliarias de la demanda.

 

Cómo funciona y cómo es

La fórmula del ‘coliving’ se basa, a grandes rasgos, en alquilar una habitación (normalmente con baño incluido) y compartir los demás espacios de la casa, incluidas las zonas de trabajo y de ocio, así como servicios adicionales como internet de máxima velocidad, podrían ser el gimnasio, la lavandería o incluso el comedor. Es como una especie de residencia de estudiantes, pero dirigida a un perfil más profesional: principalmente trabajadores que se han mudado de ciudad o incluso de país, estudiantes de un máster o formación superior similar, y jóvenes que quieren independizarse y no tienen los recursos suficientes como para pagarse la renta de un piso.

Cómo se están desarrollando los proyectos

Pero, si actualmente no hay una regulación urbanística concreta para el desarrollo de este tipo de productos, ¿bajo qué fórmula se están desarrollando en España? La respuesta es que, en líneas generales, se están haciendo desarrollos ‘ad hoc’.

la normativa más similar que tenemos actualmente al ‘coliving’ es la de los apart-hoteles, se podría asimilar en algunos aspectos al de residencias de estudiantes, aunque enfocado a un público objetivo en edad laboral más exigente. La normativa aplicable al uso hotelero es diferente al de residencias de estudiantes o vivienda turística, y por tanto ninguna de ellas está pensada para este nuevo producto llamado ‘coliving’, así que este vacío legal provoca que cada caso se estudie de forma individualizada”.

Los cambios que reclaman los expertos

Los cambios serían la creación del concepto de ‘coliving’, con la flexibilidad que en zonas comunes se precisan, no limitando el concepto férreo de consumo de edificabilidad que tenemos en el residencial tradicional”.

Una mirada al exterior

En el mundo anglosajón destaca EEUU, que sí que cuenta con una regulación específica que favorece el despegue de estos nuevos espacios residenciales, mientras que en Europa algunas de las ciudades más nombradas por los expertos son Londres, Ámsterdam y Copenhague. Aunque el verdadero paradigma de esta mezcla entre casa compartida y espacio de trabajo es Silicon Valley, el epicentro tecnológico mundial.